Skip to content

Una bonita historia que nos recuerda que nuestra actitud ante la vida es la que determina nuestra felicidad. Un relato de reflexión y aprendizaje para una vida mas complaciente y sana mentalmente; recuerda tener una actitud positiva ante la vida, pues la felicidad está sólo en ti.

Actitud Positiva

La pequeña, bien perfumada y orgullosa anciana de 78 años, completamente vestida cada mañana a las 8 en punto, con su cabello arreglado a moda y el maquillaje perfectamente aplicado, se muda hoy a un asilo. Su esposo de 80 años, murió recientemente, lo que motivó la mudanza. Después de muchas horas de esperar pacientemente en el recibidor del asilo, sonrió dulcemente, cuando se le dijo que su cuarto estaba listo. Mientras se desplazaba con su andadera hacia el elevador, le dictaron una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las cortinas que colgaban de su ventana.
“Me encanta”, afirmó, con el entusiasmo de un niño de 8 años al que le acaban de entregar una nueva mascota.
“Sra. Jones, no ha visto el cuarto, espere”.
“Eso no importa”, respondió.
La felicidad es algo que decides con el tiempo. Si me gusta o no mi cuarto, no depende de cómo estén arreglados los muebles, depende de cómo arregle mi mente.”
Ya decidí que me gusta. Es una decisión que hago cada mañana, cuando me levanto. Tengo la elección; Puedo pasar el día en la cama, repasando la dificultad que tengo con las partes de mi cuerpo que no funcionan, o salir de la cama y estar agradecida por las partes que sí funcionan”.
“Cada día es un regalo, y mientras se abran mis ojos, me enfocaré en el nuevo día y los recuerdos felices que he almacenado sólo por ésta vez en mi vida.

Actitud positiva ante las vicisitudes

Actitud positiva

actitud positiva

Tenemos que entender que lo importante no es lo que nos sucede en esta vida, sino cómo reaccionamos ante las situaciones. Las vicisitudes o situaciones que la vida nos pone, no son casualidades, están ahí para hacernos aprender una lección, una lección de vida muy importante que no debemos dejar de observar. Lo importante es con qué actitud, qué tipo de pensamientos y palabras optamos manejar para salir adelante con lo que nos sucede y seguir creciendo espiritualmente. Siempre hay una causa para tu frustración, miedo, tristeza o enojo. Es lo primero que debes hacer. No siempre es fácil, pero enfócate en encontrar la verdadera causa de tu frustración, lo que te paraliza y no te permite llegar a tu objetivo. Algunas veces se trata de cuestiones que van más allá de lo que quieres o puedes aceptar. El resultado de este paso puede ser el pesimismo. ¡No te desanimes! Este solo es el primer paso para un cambio de hábitos de pensamiento. Al enfrentarte con una dificultad, puedes hacer dos cosas: evadirla o contrarrestarla. Evadir sólo va a prolongar tu agonía por lo que te recomiendo que la enfrentes.

¿Te has dado cuenta de que tu vida simplemente no es lo que buscabas y estás cansado de tener una perspectiva negativa? Los consejos anteriores te ayudarán a mejorarla. De esta manera, podrás sentirte más feliz y tener una perspectiva más agradable de la vida, mejorando tu actitud cada día.