Skip to content

 

Jaxon Buell nació el 27 de agosto de 2014 en Orlando (Florida) que sufre microcefalia. Uno de cada 4.859 bebés nace con esta condición en los Estados Unidos y la mayoría fallece poco después de nacer, pero no es el caso de Jaxon. Su historia ha cautivado a miles de personas en todo el planeta. ¡No te la pierdas a continuación!

Se trata de un trastorno neurológico en el que la circunferencia de la cabeza es más pequeña que la circunferencia promedio para la edad y el sexo del niño. Jaxon sufre una malformación que ha provocado que le falte el 80% del cráneo.

En una ecografía que hicieron a la madre a las 17 semanas de embarazo, los doctores les contaron que algo iba mal. “Nos avisaron de que podíamos perder al niño, que falleciera, tener todo tipo de complicaciones. No esperaban que lo consiguiera, y si lo hacía, dudaban seriamente de su calidad de vida. Estábamos absolutamente desconsolados”, recuerda el padre.

Los doctores les aseguraron que Jaxon no sufría y la madre estaría bien. Lo peor sería que Jaxon no sobreviviera, así que decidieron seguir adelante. Sorprendentemente. Jaxon ha desafiado las probabilidades y ya tiene dos años.

“Está muy bien, muy cómodo y muy feliz. Sonríe todo el tiempo, ríe y trabaja en varias cosas, como por ejemplo en cómo mantener su cabeza recta”, explica el padre.

Eso sí, Jaxon sufre ataques epilépticos y reflujos ácidos que provocan que vomite varias veces al día, no puede gatear o comer él solo, pero aprende cada día.

Es conocido como “Jaxon Strong” (Jaxon fuerte) por su determinación para vivir y crecer sano.

“Mi mujer está siendo genial, tiene mucho amor y paciencia al trabajar con él cada día. Sinceramente, es una de las razones por las que él es cómo es, por la interacción uno a uno que le da como su madre, ha hecho una gran diferencia en su vida”.

“No sé si todavía estaría con nosotros y desde luego no estaría haciendo las cosas que hace sin su amor y crianza como su madre”.

“Nuestra fe ha sido el apoyo para nuestra familia, ayudándonos a celebrar cada día con Jaxon, sea cual sea, ya sea un día duro o fácil para él. Creemos sin duda que fue creado con un camino justo y un verdadero propósito para ser solo una luz en este mundo”.

“Cada día que pasamos con Jaxon es una bendición. Si y cuando llegue el día en que ya no tengamos a Jaxon con nosotros, será un día extremadamente duro como lo sería para cualquier otro padre que tiene que decir adiós a su hijo demasiado pronto, pero recordaríamos la verdadera luz que ha sido para nuestra familia y cómo nos ha hecho mejores personas”.

La pareja ha recibido comentarios negativos por no haber abortado y por seguir recaudando fondos. “Hay una pequeña minoría de gente online que dicen cosas desagradables, pero no nos conocen, no conocen nuestra familia, nuestros corazones así que simplemente rezamos para estas personas”.

La pareja ha creado la fundación Jaxon Strong para recaudar fondos para la investigación neurológica y ha sacado un libro llamado “Don’t blink”.

“No sabemos lo que nos traerá el mañana. Mañana puede ser su último día, pero no importa porque su vida ya ha significado mucho. Solo porque su vida pueda ser corta, su propósito es increíble. Ha conmovido más vidas de las que yo nunca podré”, dice el padre.